Sonorama

Una de las cosas que echo de menos son los festivales de música de España. Llega un momento que uno se acostumbra al estilo de vida de aquí pero me he puesto hace un rato a escuchar el disco debut de Vetusta Morla, “Un día en el mundo”, y me han venido recuerdos.

No puedo decir que cuando estaba en España estuviera cada fin de semana en un festival distinto, pero sí que es verdad que iba a bastantes conciertos y de vez en cuando algún festival caía, sobre todo en verano. Uno de los festivales a los que prácticamente no he faltado edición tras edición desde la primera vez que fui, es el Sonorama.

Lo que más caracteriza a este festival es el buenrollismo que se respira y la forma en que la ciudad de Aranda de Duero se vuelca con la organización y con el desarrollo del mismo. De hecho, no sabría decir si me gustan más los conciertos de noche o el ambiente que se respira en Aranda durante el día. Precisamente durante el día, los conciertos se programan en plazas de Aranda y son todos gratuitos. Normalmente se pueden descubrir bandas emergentes, como fue el caso de mi primera edición, la de 2008, donde pudimos ver en concierto a Vetusta Morla en la Plaza del Trigo con un ambiente excepcional, cuando todavía no habían alcanzado el éxito que tienen ahora. En las ediciones posteriores se les pudo ver ya en los conciertos de noche.



A pesar del creciente número de asistentes año tras año, creo que la organización ha sabido cuidar al público ofreciendo actividades adicionales como piscinas gratuitas, visitas a bodegas, zona de acampada con sombra, etc… Además a pesar de la crisis han podido seguir manteniendo el festival a flote, pese a la no siempre suficiente ayuda de las administraciones.

Me perdí la edición de 2012 y creo que me voy a perder la de 2013 pero espero que el nivel del festival siga como hasta ahora y poder volver algún día.

Category: Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *