Comprando coche

A la hora de comprar un coche en Canadá existen más o menos las mismas opciones que en España: coche nuevo o coche usado. La diferencia aquí es que el mercado de segundo mano está mucho más desarrollado que en España y hay ofertas muy buenas.

Se pueden encontrar coches con seis o siete años de antigüedad en muy buen estado por $3000. Y también está la opción de adquirir un vehículo más nuevo, de unos dos o tres años por más o menos la mitad del precio que costaría nuevo.

La opción más cómoda, aunque más cara, es ir a un concesionario. Normalmente comprueban ellos mismos que el coche esté en buenas condiciones y por eso dan garantía además de realizar ellos mismos todo el papeleo por lo que uno no tiene que preocuparse de nada.

En mi caso encontré una oferta que parecía interesante de un particular. Fui a ver el coche y me gustó. En el caso de particulares se pueden encontrar precios más ajustados pero también hay que ser más precavido y cerciorarse de que todo está correcto.

En esa primera toma de contacto, además de probar el coche, el propietario me enseñó el Used Vehicle Information Package (UVIP), un documento que contiene todo el historial del vehículo, incluyendo todos los propietarios que ha tenido, accidentes, si hay alguna carga sobre él… Este documento lo solicita el vendedor y es obligatorio para hacer la transferencia. También son obligatorios dos certificados: el de emisiones, que sí lo tenía, y el de seguridad, que también lo tenía pero estaba caducado.

Al día siguiente le pedí al propietario que llevara el coche a un mecánico de mi confianza que me habían recomendado. En ese chequeo comprobaron que el vehículo estaba bien y además me dieron el nuevo certificado de seguridad.

Una vez decidido a adquirir el coche quedamos un Sábado ya que los Sábados también están abiertas algunas oficinas de la MTO (tráfico). Lo primero que hicimos fue ir al banco a arreglar el tema económico. Lo recomendado es hacer esto en un banco y no en metálico para que quede constancia. En el banco rellenamos el par de documentos necesarios para realizar la transferencia: el Bill of Sale y la Application for Transfer.

Una vez hecho esto nos dirigimos a las oficinas de la MTO a finalizar la transacción que incluye el pago de los impuestos correspondientes en función del precio de venta del vehículo. Los documentos que me dieron fueron el ownership, que certifica que eres el dueño del vehículo así como las matrículas.

Como curiosidad decir que aquí las matrículas son por dueño, no por vehículo como en España, eso quiere decir que si te cambias de coche, las placas del antiguo las tienes que colocar en el nuevo. Y eso es lo que hicimos nosotros, quitamos con un destornillador sus placas y colocamos las mías.

Ah, otra cosa requerida para hacer la transferencia fue una prueba del seguro, para lo cual tuve que llamar a una aseguradora por teléfono previamente para contratar un seguro.

¿Lo peor de tener coche en Canadá en cuanto a pasta? Sin duda el seguro, no conozco a nadie que pague menos de $200 mensuales…

Category: Canadá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *