Permanent Residence via Canadian Experience Class

Estando en Canadá ocurre algo que no ocurre en la Unión Europea, tienes que estar constantemente pensando en tu status aquí. La mayoría de extranjeros que vienen aquí a vivir están inicialmente con un status temporal y aunque uno esté aquí trabajando y pagando sus impuestos, muchas veces resulta complicado alargar el permiso de trabajo. Hay que aprender a vivir sabiendo que uno tiene una fecha de caducidad en este país y el agobio, en ocasiones, que eso supone.

Además la libertad que te da un permiso es muy reducida, si se tiene la suerte de tener un permiso abierto al menos uno puede trabajar casi en cualquier campo y en cualquier empresa pero por ejemplo en mi caso, después de una Working Holiday (permiso abierto) no me quedó más remedio que tramitar un nuevo permiso temporal a través de un Labour Market Opinion (permiso cerrado), lo que me autoriza para trabajar en la empresa en la que estoy trabajando pero solo en esa, es decir, que no puedo cambiarme de empresa y tampoco estoy autorizado a estudiar aquí. Del proceso de obtención de ese permiso ya hablé en una entrada pasada.

Aunque uno no piense quedarse aquí toda la vida, no es mala idea solicitar la residencia permanente. La ventaja principal de esto es que te evitas el agobio de la fecha de caducidad que comentaba antes ya que como su nombre indica es permanente. Además existen otras ventajas: tienes libertad total para estudiar y trabajar en el país, las tarifas de las universidades y centros educativos son considerablemente más baratas para ciudadanos canadienses y residentes permanentes que si vienes como estudiante internacional y además tienes cobertura sanitaria aunque no trabajes.
En conclusión, tienes los mismos derechos que un ciudadano canadiense excepto el voto. Es curioso pero haciendo una comparativa, el obtener la residencia permanente te otorga unos derechos parecidos a los que se tienen desde el primer momento en cualquier país de la Unión Europea.

Existen múltiples vías para solicitar la residencia pero yo me voy a centrar en la que he utilizado: Canadian Experience Class. El requisito principal de esta vía es tener al menos un año de experiencia laboral canadiense a tiempo completo. La experiencia debe estar dentro de tu campo y tiene que ser lo que ellos consideran cualificado que a grandes rasgos es tener un Ciclo Formativo de Grado Superior, Diplomatura, Licenciatura, Ingeniería, Grado, etc…

Los pasos que he seguido de forma cronológica son los siguientes:

Marzo de 2013

Uno de los requisitos es la certificación de inglés así que lo primero que hice fue apuntarme para hacer el IELTS (General Module), que es una de las certificaciones aceptadas. Decir que hay bastante lista de espera, yo cogí la primera fecha disponible, en Junio. Me vino bien, así tenía unos meses para preparármelo. Por cierto, el precio fue $295.

Junio de 2013

Hice el IELTS, el cual afortunadamente superé. Hay mucha gente que se apunta a clases para hacer este examen, yo ya había estado yendo a clases de inglés el año previo así que decidí no gastar más dinero en clases y los meses previos estuve preparándolo por mi cuenta, para ello utilicé mucho material bibliográfico de la biblioteca y también algún recurso en internet. El examen consta de cuatro partes: listening, reading, writing y speaking y para la residencia se exige una puntuación mínima de 6 sobre 9 en cada una de las categorías.

Durante este mes estuve preparando la solicitud. Los formularios que hay que rellenar son bastante detallados y hay que contar cosas como dónde has vivido o los viajes que has hecho en los últimos diez años.

En cuanto a la documentación requerida también es bastante exhaustiva. Al tratarse de la canadian experience class te piden cartas de las empresas canadienses donde has trabajado indicando una serie de datos, copias de tus permisos de trabajo, de los contratos, de las declaraciones de hacienda, de las nóminas, etc…

Otros documentos solicitados son la partida de nacimiento y los antecedentes penales (el de España cuesta unos 4€) en los países donde hayas vivido. Estos dos documentos se pueden solicitar desde Canadá si uno tiene certificado digital y prácticamente al instante están disponibles para su descarga. Eso sí, después te los tiene que traducir al inglés un traductor certificado, lo que me costó unos $50.

Julio de 2013

Mandé toda la solicitud por correo, incluyendo el justificante de pago. Por solicitar la residencia permanente tuve que pagar $550. El envío lo hice con número de seguimiento por lo que a los pocos días pude ver a través de la web de Canada Post que ya les había llegado.

Septiembre de 2013

En este mes recibí la primera comunicación por correo electrónico. En ella se indicaba que habían recibido mi solicitud y que la documentación era correcta por lo que se procedía a enviar la solicitud a la oficina de visas en Ottawa. Además se facilitaba un número de solicitud mediante el cuál es posible ver el estado en el que se encuentra la solicitud a través de su web.

Enero de 2014

Recibí un correo electrónico solicitándome un certificado de antecedentes penales canadiense. Con la solicitud inicial sólo mandé certificado de antecedentes español ya que en las instrucciones se indicaba que el canadiense se solicitaría durante el proceso si fuera necesario.
En el correo se indicaban los pasos a seguir que básicamente consisten en ir a una comisaría de Policía que esté habilitada para ello o una agencia privada que este asociada y escanear las huellas digitales. Las huellas se envían a la Policía Montada de Canadá de forma inmediata y estos envían el certificado directamente a inmigración en unos tres días. El escaneo de las huellas fueron $45.

Febrero de 2014

En este mes recibí dos notificaciones. La primera indicando que mi solicitud estaba en cola para ser revisada por un oficial de visas. Y que si tenía algún certificado policial que todavía no hubiera enviado, que lo enviase.
Una semana después recibí otro correo electrónico para que hiciera el reconocimiento médico. Existe una lista de centros médicos homologados por inmigración y las pruebas que hacen son análisis de sangre y orina, tensión, preguntas varias sobre tu historial clínico y una placa de rayos x del pecho. Los resultados son enviados electrónicamente por el centro médico a inmigración. El precio de todo el reconocimiento fue de $250.

Principios de Marzo de 2014

Nueva notificación, en esta ocasión para hacerme varias preguntas y ya de paso solicitar el pago del Derecho de Residencia Permanente (Right of Permanent Residence Fee). Las preguntas fueron si durante el proceso de solicitud de residencia había cambiado la composición de mi familia y también confirmar mi altura y color de ojos. En cuanto al pago, se hace online y fueron $490.

Finales de Marzo de 2014

Por fin recibí una carta por correo postal con la confirmación de residencia. El último paso fue ir a un puerto de entrada a activarla, para ello fui con un amigo que también tenía que activarla a Fort Erie, que es el paso fronterizo para ir a Buffalo.
Nos pasó algo gracioso ya que en vez de salir de Canadá a los Estados Unidos, hicimos un U-Turn, de tal manera que llegamos a la frontera canadiense y antes de llegar al puesto de control americano nos dimos la vuelta para re-entrar a Canadá sin tener que ir hasta los Estados Unidos. Esto es algo habitual y totalmente válido para activar cualquier tipo de permiso temporal, pero para la residencia es diferente: al llegar a la frontera canadiense la oficial de inmigración nos indicó que no nos podía activar la residencia porque no habíamos salido técnicamente del país así que le preguntamos que si podíamos en ese momento coger el coche de nuevo, cruzar a Estados Unidos y entrar inmediatamente después a Canadá. La contestación de la oficial fue que ella no estaba autorizada a decirnos que eso se podía hacer, así que dimos por entendido que sí se podía y eso hicimos.
Al llegar de nuevo a la frontera estadounidense simplemente nos hicieron un papel en el que decía que habíamos estado en los Estados Unidos y con las mismas nos volvimos de vuelta a Canadá. Lo gracioso es que de nuevo en la frontera canadiense, estaba la misma chica que nos había atendido unos minutos antes, nos dijo algo así como: “vosotros otra vez aquí? así que al final habéis ido a USA… os dije que no lo hicierais, pero sabéis qué? Yo también habría hecho lo mismo”. La verdad es que fueron bastante simpáticos, y con la activación como tal nos lo explicaron todo muy bien y nos preguntaron que si teníamos dudas.

Después de esto es necesario pedir un nuevo SIN (número de seguridad social) y una nueva tarjeta OHIP (sanidad). La tarjeta de residencia llegará en unas seis semanas y durante este tiempo no es posible salir de Canadá ya que cuando se quiere volver a entrar es necesario presentar la tarjeta de residente junto al pasaporte (la excepción a esto es si la entrada se realiza por carretera en vehículo particular en cuyo caso no es necesaria la tarjeta, sólo el papel de residencia que te dan cuando la activas).

El tiempo total de procesamiento de la solicitud ha sido de unos nueve meses, a esto habría que añadir el tiempo previo de recolección de documentación y preparación del examen de inglés.Y en cuanto al coste, sumando todo han sido $1680.

Category: Canadá

One comment on “Permanent Residence via Canadian Experience Class

  1. Gracias Sergio por compartir tu experiencia. Yo estoy en la recoleccion de papeles pero me gusto mucho leer tu odisea. De Nuevo gracias y enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *