Blog Archives

Casualidades de la vida

Una de mis compañeras de piso aquí en Canadá es de Sri Lanka, bueno en realidad nació allí y a los cinco años se vino aquí por lo que en bastantes aspectos es más canadiense que de allí.

Me acuerdo cuando estaba en EGB y estudiábamos los países del mundo y sus capitales, entre ellos estaba Sri Lanka y en esos momentos siendo un preadolescente no te planteas que algún día puedas llegar a conocer gente de allí. En esos momentos la vida es bastante sencilla pero a medida que va pasando el tiempo todo se vuelve más complejo.

Llevo más de dos años viviendo con esta chica y en cuanto a compañeros de piso, es la persona con la que más he conectado. A pesar de ser medio canadiense conserva gran parte de su cultura y la verdad es que los lugares de los que provenimos los dos son bastante antagónicos pero gracias a la gran multiculturalidad que hay por aquí la gente está bastante acostumbrada a ver casi de todo.  El tema es que hemos sabido adaptarnos el uno al otro, ella es bastante curiosa con las cosas que yo hago, me pregunta cosas de España, se interesa por lo que suelo cocinar,… y yo hago más o menos lo mismo con respecto a ella. Creo que es una cuestión de flexibilidad y respeto.

Hace unos días tuvimos una conversación de estas un poco profundas acerca del destino de las vidas. Ella vino en el año 1992 a Canadá escapando de una guerra civil en su país, yo en ese momento empezaba el instituto y si recuerdo mi vida en ese momento y la comparo un poco con lo que me cuenta ella no tiene nada que ver: mientras yo estaba estudiando en esos años en el instituto y llevando una vida más o menos normal, ella paso por muchísimos problemas familiares aparte de venir, como he comentado antes, de un país en guerra.
Y es curioso como, años después, nuestros caminos van y se juntan, vidas completamente distintas pero que por circunstancias de la vida en un momento dado se cruzan. Ella me decía hace unos meses que no sabía por qué esto había ocurrido y por qué se habían dado las circunstancias para que nos conociéramos pero el caso es que me había convertido en lo más parecido a su hermano. Las casualidades de la vida…

Category: Canadá

Permanent Residence via Canadian Experience Class

Estando en Canadá ocurre algo que no ocurre en la Unión Europea, tienes que estar constantemente pensando en tu status aquí. La mayoría de extranjeros que vienen aquí a vivir están inicialmente con un status temporal y aunque uno esté aquí trabajando y pagando sus impuestos, muchas veces resulta complicado alargar el permiso de trabajo. Hay que aprender a vivir sabiendo que uno tiene una fecha de caducidad en este país y el agobio, en ocasiones, que eso supone.

Además la libertad que te da un permiso es muy reducida, si se tiene la suerte de tener un permiso abierto al menos uno puede trabajar casi en cualquier campo y en cualquier empresa pero por ejemplo en mi caso, después de una Working Holiday (permiso abierto) no me quedó más remedio que tramitar un nuevo permiso temporal a través de un Labour Market Opinion (permiso cerrado), lo que me autoriza para trabajar en la empresa en la que estoy trabajando pero solo en esa, es decir, que no puedo cambiarme de empresa y tampoco estoy autorizado a estudiar aquí. Del proceso de obtención de ese permiso ya hablé en una entrada pasada.

Aunque uno no piense quedarse aquí toda la vida, no es mala idea solicitar la residencia permanente. La ventaja principal de esto es que te evitas el agobio de la fecha de caducidad que comentaba antes ya que como su nombre indica es permanente. Además existen otras ventajas: tienes libertad total para estudiar y trabajar en el país, las tarifas de las universidades y centros educativos son considerablemente más baratas para ciudadanos canadienses y residentes permanentes que si vienes como estudiante internacional y además tienes cobertura sanitaria aunque no trabajes.
En conclusión, tienes los mismos derechos que un ciudadano canadiense excepto el voto. Es curioso pero haciendo una comparativa, el obtener la residencia permanente te otorga unos derechos parecidos a los que se tienen desde el primer momento en cualquier país de la Unión Europea.

Existen múltiples vías para solicitar la residencia pero yo me voy a centrar en la que he utilizado: Canadian Experience Class. El requisito principal de esta vía es tener al menos un año de experiencia laboral canadiense a tiempo completo. La experiencia debe estar dentro de tu campo y tiene que ser lo que ellos consideran cualificado que a grandes rasgos es tener un Ciclo Formativo de Grado Superior, Diplomatura, Licenciatura, Ingeniería, Grado, etc…

Los pasos que he seguido de forma cronológica son los siguientes:

Marzo de 2013

Uno de los requisitos es la certificación de inglés así que lo primero que hice fue apuntarme para hacer el IELTS (General Module), que es una de las certificaciones aceptadas. Decir que hay bastante lista de espera, yo cogí la primera fecha disponible, en Junio. Me vino bien, así tenía unos meses para preparármelo. Por cierto, el precio fue $295.

Junio de 2013

Hice el IELTS, el cual afortunadamente superé. Hay mucha gente que se apunta a clases para hacer este examen, yo ya había estado yendo a clases de inglés el año previo así que decidí no gastar más dinero en clases y los meses previos estuve preparándolo por mi cuenta, para ello utilicé mucho material bibliográfico de la biblioteca y también algún recurso en internet. El examen consta de cuatro partes: listening, reading, writing y speaking y para la residencia se exige una puntuación mínima de 6 sobre 9 en cada una de las categorías.

Durante este mes estuve preparando la solicitud. Los formularios que hay que rellenar son bastante detallados y hay que contar cosas como dónde has vivido o los viajes que has hecho en los últimos diez años.

En cuanto a la documentación requerida también es bastante exhaustiva. Al tratarse de la canadian experience class te piden cartas de las empresas canadienses donde has trabajado indicando una serie de datos, copias de tus permisos de trabajo, de los contratos, de las declaraciones de hacienda, de las nóminas, etc…

Otros documentos solicitados son la partida de nacimiento y los antecedentes penales (el de España cuesta unos 4€) en los países donde hayas vivido. Estos dos documentos se pueden solicitar desde Canadá si uno tiene certificado digital y prácticamente al instante están disponibles para su descarga. Eso sí, después te los tiene que traducir al inglés un traductor certificado, lo que me costó unos $50.

Julio de 2013

Mandé toda la solicitud por correo, incluyendo el justificante de pago. Por solicitar la residencia permanente tuve que pagar $550. El envío lo hice con número de seguimiento por lo que a los pocos días pude ver a través de la web de Canada Post que ya les había llegado.

Septiembre de 2013

En este mes recibí la primera comunicación por correo electrónico. En ella se indicaba que habían recibido mi solicitud y que la documentación era correcta por lo que se procedía a enviar la solicitud a la oficina de visas en Ottawa. Además se facilitaba un número de solicitud mediante el cuál es posible ver el estado en el que se encuentra la solicitud a través de su web.

Enero de 2014

Recibí un correo electrónico solicitándome un certificado de antecedentes penales canadiense. Con la solicitud inicial sólo mandé certificado de antecedentes español ya que en las instrucciones se indicaba que el canadiense se solicitaría durante el proceso si fuera necesario.
En el correo se indicaban los pasos a seguir que básicamente consisten en ir a una comisaría de Policía que esté habilitada para ello o una agencia privada que este asociada y escanear las huellas digitales. Las huellas se envían a la Policía Montada de Canadá de forma inmediata y estos envían el certificado directamente a inmigración en unos tres días. El escaneo de las huellas fueron $45.

Febrero de 2014

En este mes recibí dos notificaciones. La primera indicando que mi solicitud estaba en cola para ser revisada por un oficial de visas. Y que si tenía algún certificado policial que todavía no hubiera enviado, que lo enviase.
Una semana después recibí otro correo electrónico para que hiciera el reconocimiento médico. Existe una lista de centros médicos homologados por inmigración y las pruebas que hacen son análisis de sangre y orina, tensión, preguntas varias sobre tu historial clínico y una placa de rayos x del pecho. Los resultados son enviados electrónicamente por el centro médico a inmigración. El precio de todo el reconocimiento fue de $250.

Principios de Marzo de 2014

Nueva notificación, en esta ocasión para hacerme varias preguntas y ya de paso solicitar el pago del Derecho de Residencia Permanente (Right of Permanent Residence Fee). Las preguntas fueron si durante el proceso de solicitud de residencia había cambiado la composición de mi familia y también confirmar mi altura y color de ojos. En cuanto al pago, se hace online y fueron $490.

Finales de Marzo de 2014

Por fin recibí una carta por correo postal con la confirmación de residencia. El último paso fue ir a un puerto de entrada a activarla, para ello fui con un amigo que también tenía que activarla a Fort Erie, que es el paso fronterizo para ir a Buffalo.
Nos pasó algo gracioso ya que en vez de salir de Canadá a los Estados Unidos, hicimos un U-Turn, de tal manera que llegamos a la frontera canadiense y antes de llegar al puesto de control americano nos dimos la vuelta para re-entrar a Canadá sin tener que ir hasta los Estados Unidos. Esto es algo habitual y totalmente válido para activar cualquier tipo de permiso temporal, pero para la residencia es diferente: al llegar a la frontera canadiense la oficial de inmigración nos indicó que no nos podía activar la residencia porque no habíamos salido técnicamente del país así que le preguntamos que si podíamos en ese momento coger el coche de nuevo, cruzar a Estados Unidos y entrar inmediatamente después a Canadá. La contestación de la oficial fue que ella no estaba autorizada a decirnos que eso se podía hacer, así que dimos por entendido que sí se podía y eso hicimos.
Al llegar de nuevo a la frontera estadounidense simplemente nos hicieron un papel en el que decía que habíamos estado en los Estados Unidos y con las mismas nos volvimos de vuelta a Canadá. Lo gracioso es que de nuevo en la frontera canadiense, estaba la misma chica que nos había atendido unos minutos antes, nos dijo algo así como: “vosotros otra vez aquí? así que al final habéis ido a USA… os dije que no lo hicierais, pero sabéis qué? Yo también habría hecho lo mismo”. La verdad es que fueron bastante simpáticos, y con la activación como tal nos lo explicaron todo muy bien y nos preguntaron que si teníamos dudas.

Después de esto es necesario pedir un nuevo SIN (número de seguridad social) y una nueva tarjeta OHIP (sanidad). La tarjeta de residencia llegará en unas seis semanas y durante este tiempo no es posible salir de Canadá ya que cuando se quiere volver a entrar es necesario presentar la tarjeta de residente junto al pasaporte (la excepción a esto es si la entrada se realiza por carretera en vehículo particular en cuyo caso no es necesaria la tarjeta, sólo el papel de residencia que te dan cuando la activas).

El tiempo total de procesamiento de la solicitud ha sido de unos nueve meses, a esto habría que añadir el tiempo previo de recolección de documentación y preparación del examen de inglés.Y en cuanto al coste, sumando todo han sido $1680.

Category: Canadá

Comprando coche

A la hora de comprar un coche en Canadá existen más o menos las mismas opciones que en España: coche nuevo o coche usado. La diferencia aquí es que el mercado de segundo mano está mucho más desarrollado que en España y hay ofertas muy buenas.

Se pueden encontrar coches con seis o siete años de antigüedad en muy buen estado por $3000. Y también está la opción de adquirir un vehículo más nuevo, de unos dos o tres años por más o menos la mitad del precio que costaría nuevo.

La opción más cómoda, aunque más cara, es ir a un concesionario. Normalmente comprueban ellos mismos que el coche esté en buenas condiciones y por eso dan garantía además de realizar ellos mismos todo el papeleo por lo que uno no tiene que preocuparse de nada.

En mi caso encontré una oferta que parecía interesante de un particular. Fui a ver el coche y me gustó. En el caso de particulares se pueden encontrar precios más ajustados pero también hay que ser más precavido y cerciorarse de que todo está correcto.

En esa primera toma de contacto, además de probar el coche, el propietario me enseñó el Used Vehicle Information Package (UVIP), un documento que contiene todo el historial del vehículo, incluyendo todos los propietarios que ha tenido, accidentes, si hay alguna carga sobre él… Este documento lo solicita el vendedor y es obligatorio para hacer la transferencia. También son obligatorios dos certificados: el de emisiones, que sí lo tenía, y el de seguridad, que también lo tenía pero estaba caducado.

Al día siguiente le pedí al propietario que llevara el coche a un mecánico de mi confianza que me habían recomendado. En ese chequeo comprobaron que el vehículo estaba bien y además me dieron el nuevo certificado de seguridad.

Una vez decidido a adquirir el coche quedamos un Sábado ya que los Sábados también están abiertas algunas oficinas de la MTO (tráfico). Lo primero que hicimos fue ir al banco a arreglar el tema económico. Lo recomendado es hacer esto en un banco y no en metálico para que quede constancia. En el banco rellenamos el par de documentos necesarios para realizar la transferencia: el Bill of Sale y la Application for Transfer.

Una vez hecho esto nos dirigimos a las oficinas de la MTO a finalizar la transacción que incluye el pago de los impuestos correspondientes en función del precio de venta del vehículo. Los documentos que me dieron fueron el ownership, que certifica que eres el dueño del vehículo así como las matrículas.

Como curiosidad decir que aquí las matrículas son por dueño, no por vehículo como en España, eso quiere decir que si te cambias de coche, las placas del antiguo las tienes que colocar en el nuevo. Y eso es lo que hicimos nosotros, quitamos con un destornillador sus placas y colocamos las mías.

Ah, otra cosa requerida para hacer la transferencia fue una prueba del seguro, para lo cual tuve que llamar a una aseguradora por teléfono previamente para contratar un seguro.

¿Lo peor de tener coche en Canadá en cuanto a pasta? Sin duda el seguro, no conozco a nadie que pague menos de $200 mensuales…

Category: Canadá

Mi primera cerveza casera

He decidido hacer cerveza casera!! Llevaba ya tiempo pensándolo pero por fin me he decidido. Lo primero que he hecho ha sido empezar por lo típico, comprar un kit cervecero donde viene lo básico para hacer cerveza, he optado por uno de la marca Brewer’s Best que aquí en Norteamérica es bastante conocida. Leyendo sobre el tema he descubierto que hay herramientas que, aunque no son imprescindibles, son bastante recomendables, como un colador, un termómetro, etc… Así que también he comprado estas cosillas.

En cuanto a los ingredientes, para hacerme la vida más fácil he comprado un kit de ingredientes donde ya viene todo lo necesario para hacer 20 litros de cerveza, en vez de comprar los ingredientes por separado. He optado por un kit de la misma marca y la cerveza escogida es una India Pale Ale, un tipo de cerveza fuerte de sabor con bastante presencia de lúpulo y alrededor de 6% de alcohol.

Aparte de los ingredientes básicos (cebada, lúpulo y levadura), este kit viene con unos granos especiales que se usan para mejorar el sabor final de la cerveza. En las siguientes fotos se pueden ver los distintos ingredientes.

  

  

El proceso comienza poniendo agua a unos 70ºC y dejando los granos especiales en un saquito, dentro del agua, para que suelten la sustancia. Una vez hecho esto se añade la malta y hay que dejarlo hirviendo una hora más o menos. Durante este proceso hay que ir echando los lúpulos en determinados momentos, lo que proporcionan es amargor y contrarrestar así los azúcares de la malta.

Probablemente una de las cosas más importantes de la fabricación de cerveza sea el mantener todo lo que vaya a entrar en contacto con la cerveza bien limpio y desinfectado para lo que conviene hacerse también con productos desinfectantes especiales para cerveza. Esto lo digo porque una vez que el mosto ha terminado de cocer es un momento muy goloso para posibles bacterias por lo que en este momento es muy importante enfriar el mosto lo más rápido posible hasta temperatura de fermentación (18-23ºC). Un método consiste en meter la olla en la bañera con agua fría llena de cubitos de hielo, yo me hice con un enfriador que permite enfriar el mosto en 10 minutos aproximadamente. Este artilugio hace circular agua fría a través de una conducción de cobre sumergida en el mosto.

Una vez se encuentra el mosto a temperatura de fermentación, se vierte el contenido de la olla en el fermentador, se añade la levadura previamente hidratada y se cierra. El fermentador posee una válvula llamada airlock que permite la salida de gas pero no la entrada, de esta manera se evita el contacto del líquido con el exterior. En el proceso de fermentación se convierten los azucares de la malta en alcohol y dióxido de carbono.

El proceso de fermentación dura una semana aproximadamente, y con la ayuda de un hidrómetro podemos saber una vez fermentado el porcentaje de alcohol que contiene la cerveza, en este caso ha sido de 5%. He de decir que nada más abrir la tapa del fermentador, empezó a oler la cocina a cerveza y fue glorioso!!

  

Lo último que quedaba ya era embotellar las botellas y dejarlas madurando otro par de semanas para que se carbonataran de forma natural.

Después de todo este proceso ha llegado el momento de la verdad… he dejado enfriando una botella y después de unas horas la he abierto y ha sonado el típico sonido de que tiene gas en el interior. Y efectivamente al echarla en el vaso ha salido bastante espuma, tiene un color ambar y de sabor está muy rica, tienen bastante presencia los lúpulos lo que le da un toque amargo como era de esperar para este tipo de cerveza.

Category: Homemade

Jasper

Termino ya la serie de entradas acerca del viaje a las Rocosas hablando de la última parada: Jasper. Uno de los sitios de obligada visita es el Lago Maligne. Es uno de los lagos más grandes que hemos visto en este viaje, hay un tour en barco que recorre todo el lago y es donde se puede apreciar que es bastante grande. Este tour nos llevó hasta el otro lado del lago donde está uno de los lugares más fotografiados de las rocosas: Spirit Island.

A continuación algunos de los animales que nos encontramos por el camino en esta última parte del viaje.

       

Category: Canadá, Viajando

Viaje a Jasper

La siguiente jornada fue de transición entre Banff y Jasper, son unos 400 Km lo que separan estos dos pueblos.

Tras comer a los pies del Lago Bow, que ya lo conocíamos ya que pasamos cuando fuimos de Calgary a Banff, proseguimos el camino hacia Jasper haciendo una parada en el Lago Peyto así como en el Glaciar de Athabasca, en este se pueden observar marcas que indican hasta dónde llegaba el glaciar hace unos años y es increíble ver lo que ha retrocedido, en unos años no habrá glaciar.

A lo largo de la ruta en coche se puede ver la cantidad de agua que hay en esta zona procedente del deshielo ya que hay infinidad de cascadas a los lados de la carretera, un ejemplo es el Tangle Creek. También hicimos una parada en las Athabasca Falls, bastante impresionantes, como todo aquí.

Category: Canadá, Viajando

Lago Moraine

Nuestro segundo día completo en Banff nos dirigimos hacia otro de los lagos más conocidos de la zona: el Lago Moraine. Para llegar a él hay que seguir la misma carretera que para el Lago Louise, pero a medio camino hay una bifurcación que nos lleva hasta él. Nos imaginábamos otro complejo hotelero como el del Lago Louise, sin embargo a este lo han respetado un poco más y no hay hotel. A los pies del lago existe un pequeño sendero que nos lleva a una elevación, llamada Rock Pile, desde donde poder fotografiar mejor el lago con todas las montañas detrás, es una de las imágenes típicas de las rocosas.

La amenaza constante de lluvia no nos permitía hacer ninguna marcha así que decidimos dar un paseo bordeando el lago, consiguiendo llegar hasta el otro extremo.

Por la tarde otro lago, el Emerald, según se ve en la foto se puede deducir por qué se llama Emerald, además tenía el agua super tranquila lo que permitía que se reflejaran las montañas perfectamente.

Para finalizar vimos una de las cascadas más impresionantes, la Cascada de Takakkaw, sobre todo por la altura que tiene. Es una pena, pero las fotos no le hacen justicia a las cascadas que hemos visto, verlas con el agua en movimiento es una pasada.

Category: Canadá, Viajando